Reflexiones en la fecha de Conmemoración del Día Internacional Contra la Trata de Personas.

“Es el reconocimiento de las víctimas, el principio de la Lucha Contra la Trata de Personas”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Ángela Ospina de Nicholls. Directora CPTP 

En el día de la Conmemoración Internacional Contra la Trata de Personas, las víctimas de este terrible flagelo que desaparece de un tajo la dignidad y libertad, degradándolas en las peores formas de explotación, deberán tener la certeza que serán identificadas y por lo tanto tendrán el derecho a la justicia, la reparación y la garantía de NO repetición.

Aún estamos lejos que esa certeza sea posible. Hace poco menos de un mes, el Departamento de Estado de los Estados Unidos presentó el informe anual de lucha contra la trata de personas. Colombia recovó la calificación de fila 01, lo que significa que cumple con los mínimos requisitos para luchar contra la Trata de Personas; “lo mínimo no es suficiente para prevenir y eliminar la trata de personas”.

En materia de derechos humanos el Estado tiene la obligación de tomar medidas legislativas, judiciales e incluso de carácter administrativo para garantizar en todos los ciudadanos la vigencia de los mismos.

Veamos cómo va Colombia en materia legislativa:

Ley 985 de 2005: va en contravía de los estándares internacionales de derechos humanos (ver comunicado de prensa Alianza Colombiana contra la Trata de Personas), en tanto que la ley exige a las víctimas de la Trata de Personas la denuncia y acompañamiento en el proceso de investigación judicial como contraprestación para que el Estado brinde asistencia de mediano y largo plazo. Lo anterior significa que no existe garantía para el restablecimiento de derechos.

Decreto 1069 de 2014: reglamenta la asistencia a las víctimas, competencias, beneficios, procedimientos y trámites que deben adelantar las entidades responsables. Se reconoce en este intento de reglamentar la ley 985, en materia de asistencia, la buena voluntad para la articulación interinstitucional. Sin embargo existen vacíos que le quitan fuerza al decreto; uno de ellos es el no contar con un mecanismo de identificación explícito de las víctimas de Trata de Personas, sino la relación de estas con delitos afines.

Tampoco existen instrumentos de monitoreo a las pocas víctimas que han sido identificadas como tal (ver informe de implementación de la política pública contra la Trata de Personas 2010-2014), ninguna entidad estatal y tampoco las organizaciones de la sociedad civil que asisten a las víctimas están en la capacidad de monitorear el proceso de restablecimiento de derechos a las víctimas. En razón a lo anterior, es probable que la mejor forma de definirlas sea como “sobrevivientes”.

Medidas judiciales para la persecución del delito: la capacidad técnica y operativa de las entidades que tienen competencia de investigar el delito – Fiscalía General de la Nación y Policía Nacional – requieren de formación integral para el desarrollo de herramientas prácticas. Recordemos que el delito de trata de personas al ser un delito oficioso el conocimiento de cualquier hecho noticioso sobre este debería dar inicio a un proceso de investigación. Colombia no cuenta ni con la formación jurídica, ni con los instrumentos que permitan afirmar que el delito de la Trata de Personas está siendo perseguido y que mucho menos el número de sentencias ha aumentado. De esta manera la impunidad que rodea a los victimarios es una carga más para las víctimas, que en muchos casos han sido nuevamente captados por redes criminales.

Medidas de carácter administrativo:

El Centro de Pensamiento sobre Trata de Personas (CPTP) instó a los Alcaldes y Gobernadores para que incluyeran en el Plan de Desarrollo de su departamento o ciudad, la lucha contra la Trata de Personas, desde un enfoque de derechos humanos y que garantizaran la disponibilidad presupuestaría para cumplir con las metas establecidas. “La voluntad política sin presupuesto es tan solo una acción simbólica”.

Los requisitos mínimos con que cuenta Colombia para la Lucha Contra la Trata de Personas revela el nivel de estancamiento de la política pública nacional en esta materia.

Hoy en “OTRA” conmemoración del día internacional del día Internacional contra la Trata de Personas el CPTP da testimonio de:

1ro. Las víctimas de la Trata de Personas son sobrevivientes ante la ausencia de en Estado que las identifique y las reconozca.

2do. En la Lucha Contra la Trata de Personas las organizaciones de la Sociedad Civil, hoy interactuando de manera articulada a través de la Alianza colombiana Contra la Trata de Personas, asumen un rol de primer orden en materia de acompañamiento a las víctimas.

3ro. Hacemos un llamado a la ciudadanía para que se ejerza vigilancia social y asuma el compromiso de “Cero tolerancia a la explotación del ser humano” en cualquiera de sus modalidades.

4to. Hace un llamado al Gobierno Nacional y local para que se avance en materia de construcción de la política pública contra la Trata de Personas con un enfoque en derechos humanos, de la vida digna, la libertad, la integridad y seguridad personal.